Ajedrez Chino

El ajedrez occidental, el ajedrez chino (Xiang Qi) y el ajedrez  japonés (Shogi) son evoluciones del juego indio chaturanga, pero el ajedrez chino es el único que conserva la mayor parte de las características del chaturanga.

Objetivo:

El objetivo en el ajedrez chino es capturar al emperador contrario.

Tablero:

El ajedrez chino se juega en un tablero de ocho por nueve casillas, aunque sería más propio decir de nueve por diez líneas, ya que las piezas se colocan en las intersecciones de las líneas. El centro del tablero es una franja horizontal vacía, conocida como el río donde se interrumpen las líneas verticales. Las piezas pueden atravesar el río como si existieran las líneas verticales, a excepción del elefante, que no puede atravesarlo.

Dos cuadrados de tres por tres puntos están señalados por líneas diagonales. Son las fortalezas donde los emperadores y los mandarines están confinados.  En la tercera línea, el tablero tiene dos puntos marcados donde se situán los cañones y en la cuarta línea cinco puntos donde se colocarán los cinco peones.

Las piezas y su movimiento:

Al comienzo del juego cada jugador dispone de dieciseis piezas, rojas o negras:  un emperador, dos mandarines, dos elefantes, dos caballos, dos torres, dos cañones y cinco peones. Las rojas siempre empiezan a jugar.

Algunas reglas son básicas para todas las figuras. No más de una pieza puede ocupar un punto; a excepción del caballo y del cañon, ninguna pieza puede saltar por encima de otra, ya sea del mismo o de distinto color, y no se permiten las jugadas que den lugar a un jaque perpetuo (si en dos movimientos consecutivos, el mismo jugador volviera a la misma posición, deberá mover cualquier otra pieza).

El Emperador:

El emperador solo puede moverse un punto solamente, en sentido horizontal o en vertical, no diagonalmente, y debe permanecer dentro de los nueve puntos de la fortaleza. Aunque los emperadores nunca pueden aproximarse entre sí, tienen una significativa influencia recíproca. No pueden permanecer en la misma línea vertical, a no ser que entre ellos, se interponga por lo menos una pieza, es decir, no están autorizados a verse“. Si un jugador desplaza la última pieza interceptora entre los dos emperadores pone al suyo propio en situación de jaque, lo cual no está permitido, por lo que la ficha que impide la visión entre los emperadores se queda bloqueada.

Los Mandarines:

Los mandarines, como el emperador, están confinados dentro de la fortaleza y sólo pueden moverse un punto por turno en sentido diagonal., por lo que únicamente hay cinco puntos en la fortaleza donde se pueden ubicar en su movimiento.

Los Elefantes:

Un elefante se mueve dos puntos por turno, ni más ni menos, y sólo en diagonal; el punto entre los dos que avanza debe estar vacío. Como el elefante no puede cruzar el río, sólo hay siete puntos por los que se pueda mover a cada lado del tablero.

Los Caballos:

El movimiento del caballo es similar al del ajedrez occidental pero con una limitación, mueve un punto en línea recta y a continuación uno en diagonal. El punto de pivote antes de mover en diagonal siempre tiene que estar libre para poder hacer su movimiento.

Los Peones:

Los peones solo pueden moverse un punto adelante por turno. Cuando ha cruzado el río, también puede moverse lateralmente. Nunca puede moverse hacia atrás o diagonalmente. Un peón puede avanzar repetidas veces en el mismo sentido lateral  y tomar al paso (capturas). Si un peón alcanza la retaguardia enemiga (la última fila), sólo podrá moverse horizontalmente (no existe la coronación del peón).

Las Torres:

Las torres se mueven cualquier cantidad de puntos en línea recta, hacia adelante, hacia atrás o hacia un lado, pero no diagonalmente ni pasando por encima de otras fichas.

Los Cañones:

El cañon se mueve como la torre, pero con una diferencia importante: siempre tiene que saltar por encima de otra pieza, ya sea amiga o enemiga, yendo a parar tantos puntos de ella como desee. El cañon no puede saltar por encima de dos piezas, pero sí saltar una y comserse la segunda. Si no tiene ninguna pieza por encima de la cual pueda saltar el cañon no puede moverse.

Capturas:

Si cualquier pieza puede avanzar hasta un punto ocupado por una pieza enemiga, puede capturarla y ocupar su sitio. No es obligatorio comer. Las piezas capturadas son retiradas del tablero durante el resto de la partida.

Jaque y Contrajaque:

El emperador está en jaque o bien cuando está amenazado por una pieza enemiga, o bien cuando los dos emperadores están en la misma línea vertical sin ninguna otra pieza que se interponga entre ellos.

Hay tres posibles respuestas a un jaque. La pieza atacante puede ser capturada, el emperador puede salirse del punto de jaque, o el emperador puede ser protegido por otra pieza que venga a interponerse entre él y la pieza contraria que le ataque. Si la que ataca es una torre, se puede colocar otra pieza entre ella y el emperador. Si es un caballo, se debe poner una pieza en el punto esquinado de su camino. Si es un cañon, se puede colocar una segunda pieza en su camino, o quitar la que esté entre él y el emperador. Si no se puede evitar la agesión, el emperador puede ser capturado y el juego ha terminado, jaque mate.

En Cuarto de Juegos encontrareis el siguiente modelo de Ajedrez Chino o Xiang Qi:

www.cuartodejuegos.es

Comparte
Publicado en Ajedrez, Ajedrez Chino y etiquetado , , , , , , , , , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.