El regalo a tu madre. El reto de cada año.

No se a vosotros, pero a mi regalar a mi madre me parece super complicado. Me bloqueo cada año por estas fechas y al final acabo por comprarla algo que tras decir un “muchas gracias” y “qué bonito”  lo guardará en un cajón por los siglos de los siglos. De pequeño me dio por regalarla pendientes y anillos, baratijas que encontraba en una tienda modesta que había por el barrio de complementos. Con el paso de los años me pareció poco masculino y algo freudiano hacerle ese tipo de regalo así que me decanté por las películas y los discos o cassettes de música que parecía gustarle. La versión especial de Lo que el viento se llevó (no se como mi madre no se ha cansado de ver esta película), discos del Duo Dinámico, de los Beattles, de Joan Manuel Serrat están cogiendo polvo (apreciese esta palabra como parte de una expresión puesto que mi madre, el orden y la limpieza inmaculada van de la mano hasta puntos obsesivo compulsivos casi, dicho con todo el cariño del mundo claro), ya que nunca la he visto poner un disco o poner una película por si misma, no por falta de capacidades obviamente, sino por el extraño bloqueo mental que sufre a la hora de retener algún tipo de información relacionado con algo tecnológico. Y es contradictorio, porque una madre nada más verte abrir la puerta ya sabe si tienes un mal dia, si te ha dejado la novia, si tienes hambre, si te han cateado, si le has dado una calada un pitillo, si te has pegado, si vas contento, si ocultas algo, si tienes dolor de cabeza, si estas nervioso, si has dormido mal…pero toda esa sabiduría desaparecía a la hora de observar un video. Seis botones, play, stop, eject, hacia delante y hacia atras y el más complicado grabar, que por estar en rojo en su vida lo ha apretado, por si acaso explotaba la casa. Como nunca la he visto usar alguno de estos regalos, también dejé de hacerselos y me pase a los libros, cosa que nunca falla, sobre todo cuando consigues sonsacarla con la habilidad escrupulosa de un investigador privado que libro quiere, usando la estrategia infalible de preguntarla directamente ¿Qué libro quieres que te regale?. Esto me funciona el año que Isabel Allende pública un libro, el año que no lo hace, se me complica el regalo mucho más y tengo que emplearme a fondo para encontrar un buen libro que regalarla. Mi madre devora los libros, de hecho cuando voy a verla no se si estoy en la casa en la que me crié o en una tienda de Ikea por la cantidad de estanterías que tiene. Este año me lo ha puesto mucho más complicado, ¡me ha dicho que no quiere nada!.así que a pensar que le regalo.

Si a tu madre le gustan los juegos de mesa te sugiero los siguientes 10 juegos familiares:

  1. Scrabble. ¡No falla!
  2. Trivial. ¡Su momento de demostrar todo lo que sabe!
  3. Rummy. ¡Fácil y ameno!
  4. Puzzle. ¡Solo para las apasionadas de los rompecabezas!
  5. Parchís. ¡ A comer!
  6. Password. ¡Para las madres que les gusta el programa de la televisión!.
  7. Dominó. ¡Para las sobremesas de café, té y bollos!
  8. Estuche de barajas para bridge o canasta. ¡Coquetos y monos!
  9. Bingo. ¡Para jugar en casa y ganarse unos euros!
  10. Risk, ¡este solo si tiene deseos frustrados de conquistar el mundo!

www.cuartodejuegos.es

Comparte
Publicado en Te puede interesar y etiquetado .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.