Saboteur

La vida de los enanos del Saboteur no es como en los cuentos, no se oye un ruido y menos una canción cuando están en la mina. En lo que único que están pensando es quién o quienes serán los traidores saboteadores que rompen los picos, las vagonetas y los farolillos que alumbran los túneles y que les impiden encontrar el oro.

Saboteur es un juego de cartas de tres a diez jugadores a partir de ocho años que provocará grandes momentos de diversión y una muy especial tensión. Al igual que el Bang!, Saboteur es un juego de roles donde tendrás que sacar a la luz tus dotes interpretativas para que no sepan si eres un minero que hace todo lo posible por alcanzar el oro o un vil saboteador que intenta desviarles de la ruta correcta. El Saboteur tiene una mecánica muy sencilla de juego y es ideal para grupos puesto que se explica en un momento y el éxito está asegurado. La victoria solo la alcanzará uno de los bandos, ¿estas preparado para adentrarte en el interior de una mina rodeado de saboteadores? .

Contenido:

El juego contiene un reglamento y las cartas necesarias para jugar. Hay cuatro tipos de cartas en el Saboteur.

  • Cuarenta cartas de túnel.
  • Una carta de salida.
  • Tres cartas de destino.
  • Veintiocho cartas de pepitas.
  • Veintisiete cartas de acción.
  • Once cartas de enano ( siete mineros y cuatro saboteadores).

Preparativos:

Según el número de jugadores que vayais a ser se repartirán un número determinado de roles.

  • Para tres jugadores: Un saboteador y tres mineros.
  • Para cuatro jugadores: Un saboteador y cuatro mineros.
  • Para cinco jugadores: Dos saboteadores y cuatro mineros.
  • Para seis jugadores: Dos saboteadores y cinco mineros.
  • Para sierte jugadores: Tres saboteadores y cinco mineros.
  • Para ocho jugadores: Tres saboteadores y seis mineros.
  • Para nueve jugadores: Tres saboteadores y siete mineros.
  • Para diez jugadores: Cuatro saboteadores y siete mineros (todas las cartas).

Como os habreis fijado se reparte siempre un rol más que el número de jugadores así que cuando cada jugador ha cogido uno al azar se descarta el que sobra. Así que puede haber partidas de tres jugadores en las que los tres sean mineros, pero eso si, serán unos mineros muy desconfiados.  Los roles no se pueden enseñar hasta que acaba la ronda.

Para empezar a jugar también es necesario formar una especia de tablero con las cartas. Se coloca la carta de comienzo, que es la carta que contiene una escalera en su ilustración y una distancia de siete cartas se coloca al azar una de las cartas de destino. A una distancia de una carta tanto en la parte superior como inferior de la carta de destino colocada se ponen las otras dos cartas de destino.

Una vez formado el tablero se barajan las cuarenta cartas de túnel junto con las cartas de acción y se reparten boca abajo a los jugadores en sentido contrario a las agujas del reloj.

  • Seis cartas a cada uno para partidas de tres a cinco jugadores.
  • Cinco cartas a cada uno para partidas de seis a siete jugadores.
  • Cuatra cartas a cada uno para partidas de ocho a diez jugadores.

El resto de cartas formarán la pila de robo. El mazo de pepitas de oro se usará al final de cada ronda. Cada partida consta de tres rondas, el que acumule más pepitas de oro ganará la partida.

Instrucciones:

En su turno un jugador solo puede usar una de sus cartas pero tiene tres opciones distintas.

1) Puede jugar una carta de túnel:

Las cartas de túnel ayudan a completar el recorrido desde la carta de salida a la de destino. Siempre que colocamos una carta de túnel tiene que encajar con las cartas de túnel que ya están en juego y siempre tienen que ser colocadas junto al menos una carta de túnel en juego. Tampoco pueden colocarse apaisadas.

 

 

 

 

2) Puede jugar una carta de acción:

Este tipo de cartas se juegan sobre el propio jugador o sobre cualquier otro. Hay cuatro tipos distintos:

Las Cartas de herramienta rota impiden al jugador en cuestión colocar una carta de túnel mientras la tenga en juego. Hay tres tipos, pico roto, vagoneta rota y farolillo roto. El máximo de cartas de herramienta rota que puede tener un jugador son tres, y solo una de cada tipo.

Las Cartas de reparar herramienta rota anulan una carta de herramienta rota. Hay cuatro tipos, reparar pico, reparar vagoneta, reparar farolillo y las dobles. Para que tenga efecto tiene que coincidir con la herramienta rota, en ese caso ambas cartas se descartan.  Las cartas de reparación dobles solo se podrán usar sobre una única carta a reparar, así que tendrás que elegir.

Las Cartas de derrumbe permiten descartar del tablero una carta de túnel. Se descarta despúes de usar.

Las cartas de Mapa te permiten echar un vistazo a una de las cartas de destino. Se descarta despúes de usar.

3) Pasar turno:

Cuando un jugador no puede o no quiere jugar su turno se descarta una carta que pondrá boca abajo en la pila de descartes. Si un jugador se queda sin cartas estará obligado a pasar.

Después de jugar su carta el jugador roba una carta y le pasa al turno al siguiente. Los turnos siguen el sentido de las agujas del reloj.

Si el mazo de robo se queda sin cartas ya no se podrán robar cartas.

Final de una ronda:

 Cuando un jugador alcanza una carta de destino está se descubre, si contiene una piedra el juego continua pero si es un carta de tesoro la ronda termina. La ronda también termina en el caso de que todos los jugadores se hayan quedado sin cartas. Cuando la ronda finaliza se destapan los roles…

Reparto de Pepita de Oro:

Los mineros ganan si han conseguido completar un túnel ininterrumpido hasta el tesoro. En ese caso sel jugador que haya alcanzado el tesoro roba tantas cartas de pepitas como jugadores haya en la partida y escoge una. A continuación le pasa el resto de cartas de pepitas al siguiente minero en la dirección opuesta a las agujas del reloj y este escoge otra. Se seguirá este proceso hasta que se hayan acabado las cartas.

Si hay diez jugadores en la partida y ganan los mineros sólo se repartirán nueve cartas de pepitas.

Los saboteadores ganan si los mineros no alcanzan el tesoro. En ese caso si sólo había un saboteador recibe cuatro pepitas de oro. Si había dos o tres cada uno recibe tres pepitas y si había cuatro cada uno recibe dos pepitas de oro.

Es importante que los jugadores guarden también en secreto el número de pepitas de oro que ganan hasta el final de la partida.

Una nueva ronda:

Se repite todo el proceso anterior, sorteándose los roles nuevamente. Comienza la ronda el jugador de la izquierda del último que jugó una carta en la ronda anterior.

Final de la Partida:

El juego termina al finalizar la tercera ronda. Gana la partida quién haya acumulado más pepitas de oro a lo largo de las tres rondas. Si más de un jugador tiene el mismo número de pepitas pues ha habido un empate en la primera posición.

La Opinión de Cuarto de Juegos:

Saboteur es un juego muy divertido, sobre todo en partidas a partir de cinco jugadores para mi gusto, aunque cuando en la partida solo hay mineros el clima de desconfianza tampoco es que se relaje y si habeis visto algo del Señor de los Anillos y de Blancanieves os podeis imaginar a un Gimli Gruñon porque no le dejan construir su túnel como el quisiera. El saboteador debe cambiar los planes sin ser demasiado obvio y ganarse la confianza del resto de mineros. Las cartas de mapa son un ingrediente que si sabeis aprovechar bien os ayudará a despistar al resto de jugadores. ¡A sabotear!.

www.cuartodejuegos.es

Comparte
Publicado en Saboteur y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.